Capuccino al cardamomo

Capuccino al cardamomo


 

Y ya estamos de vuelta de vacaciones… parece que era ayer, se me han pasado volando, ojù! Primer día de oficina, tranquilito y relajao pero se estaba mejor en casita, no?? ;)

Siempre que me da por quejarme me acuerdo de lo que dice mi madre: si se acabó es porque hubo… y va a ser que tienen razón :]

Hemos disfrutado de Sierra Nevada, del sol, del fresquito granaíno, de las tapas, de las cañas (muchas… muchísimas!!), de la comida de la mamma y del dulce “no hacer ni el webo”. La verdad es que tengo el estómago un poco destrozado después de las comilonas navideñas pero yo sigo pensando en comer y por eso hoy os dejo un postre “super fashion” ideal para la cena de fin de año.

El original es de este libro y es un poco más complicado. Yo lo he cambiado un poco porque este libro está hecho para cocineros profesionales y en la mayoría de los casos en las casas nos faltan muchos aparatos profesionales lo que no puede ser un impedimento, verdad??

Pero empecemos por el principio porque este postre no es difícil pero sí un poquillo largo de explicar :)

El cardamomo es una especia muy utilizada en general en la cocina asiática  y más concretamente en la cocina india; yo la compré en una tienda especializada, no sé si será fácil de encontrar en el super. Es muy aromática y en algunos países se le añade al té o al café. Para disfrutar de todo su aroma las vainas se parten y se extraen las semillas del interior. Si no lo encontraís probad a hacer la crema con vainas de vainilla en vez del cardamomo, el sabor será diferente pero igualmente bueno :P

Cardamomo

La gianduia es un chocolate con avellana pero no con avellanas enteras sino con pasta de avellanas por lo que la consistencia es la misma que la del chocolate normal. Aquí es muy normal encontrar “cioccolato al gianduia” en el supermercado pero si no lo encontráis podéis utilizar o crema de avellanas (como la Nocilla) o chocolate normal del de toda la vida!

Ingredientes
Crema al cardamomo:

175 ml de nata
30 ml de leche entera
2 yemas
40 gr de azúcar
5 vainas de cardamomo (o en su defecto 1/2 vaina de vainilla)
1 hoja de gelatina

Gelatina al café:
100 ml de café espresso
1 hoja de gelatina

Crema al gianduia:
175 ml de nata
50 ml de leche entera
2 yemas, 30 gr de azúcar
150 gr de chocolate al gianduia

Espuma de leche:
200 ml de leche entera

Preparación:
Reservar 4 cucharadas de leche (en las que desleiremos la gelatina); llevar a ebullición el resto de la leche con la nata; retirar del fuego y dejar enfriar un poco.
Abrir las vainas de cardamomo y tostar el contenido en una sartén caliente durante 2 minutos.
Mezclar las semillas de cardamomo tostadas con la leche y la nata; dejar en infusión durante media hora.
Batir las yemas con el azúcar hasta que la crema se vuelva espumosa.
Pasar la mezclar de nata y leche por un colador fino para eliminar el cardamomo; añadirla poco a poco a la crema de azúcar y huevo sin dejar de remover.
Poner en remojo en agua fría 1 hoja de gelatina durante 10 minutos.
Calentar las 4 cucharadas de leche que habíamos reservado sin que llegue a hervir; escurrir bien la gelatina y desleir en la leche. Añadirla al resto de la crema y mezclar muy bien (pero sin batir).
Rellenar, hasta más o menos la mitad, 4 copas de cocktail y dejar en el frigo durante al menos 2 horas.
Poner en remojo, en agua fria, la otra hoja de gelatina durante al menos 10 minutos.
Mezclar con el café recién hecho y aún caliente y desleir completamente.
Sacar los vasos del frigo y versar una fina capa de gelatina de café.
Preparamos la crema al gianduia: Llevar a ebullición la leche con la nata. Batir las yemas con el azúcar.
Añadir la nata y la leche poco a poco; volver a poner en el fuego y calentar hasta alcanzar los 85-90º. Pasar por un colador muy fino para eliminar posibles grumos.
Incorporar el chocolate rallado y batir con la batidora incorporando aire.
Dejar enfriar y conservar en el frigo hasta el momento de servir (es posible dejarla reposar en el frigo dentro de una manga pastelera, así será más cómodo a la hora de montar el plato).
Para montar el plato: sacar las copas del frigo, poner una capa de crema al gianduia sobre la gelatina de café, montar la leche, es decir, batirla con la batidora como si fuera nata, de hecho se puede aderezar con un chorrito de nata para darle más consistencia; al batirla se incorpora aire y la leche se monta ligeramente. Con la ayuda de una cuchara poner un poco de la espuma coronando la copa. Decorar con cacao o canela en polvo y servir.

La receta original preveía la preparación de una pastita que se coloca entre la crema al gianduia y la espuma de leche. Yo opté por “desmigar” unas galletitas para darle un toque crujiente :)

Descárgate la receta en PDF
Capuccino al cardamomo

RECETAS RELACIONADAS

Comments

  1. says

    Te sigo desdes hace mucho porque tus fotos me tienen enamorada, las recetas son una maravilla y es muy divertido como lo explicas, y esta vez no es una excepción.
    Pero me ha surgido una duda, porque yo lo que compré es el cardamomo ya en polvo, vamos, que será lo que tiene dentro esas vainas, en una tienda maravillosa de especias y te, y ahora no se cuanto tendría que poner,¿como una cucharadita de café??
    En fin, a ver si tu que las has manejado sabes mas o menos cuantas semillas serian.
    Un beso
    Bego

  2. says

    @Bego
    Hola!
    Pues sí, yo me arriesgaría a decir que puede equivaler a una cucharadita.
    No creo que exista una equivalencia muy fiable entre el cardamomo en polvo y el fresco ya que las semillas (y creo que también las vainas) pasan por un proceso en el que pierden poder aromático (por decirlo de alguna forma) por lo que abrá que usar más cantidad si usamos cardamomo en polvo y menos si es “fresco”.
    Pero cuéntanos si lo haces!!
    Un beso :)
    alicia

  3. says

    Mmmm qué pinta más buena! Con lo cafetera que soy, y lo que me gusta experimentar con aromas en las tazas que me preparo… tiene que estar riquísimo. A ver si me atrevo a adaptarlo a una versión sin lactosa.

    Por cierto, me has hecho acordarme de uno de mis chocolates favoritos cuando voy a Suiza, con gianduia, tan tan bueno que consigue que me olvide de mi obsesión por el negro durante un rato :P

    Feliz año!
    Besos ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *