hacer helado en casa

De vez en cuando, mis órigenes me llaman. Las ganas de pasta fresca y risottos se transforma en ganas de especies y sabores del Al-Andalus y de este modo nacen recetas como el helado de hoy. Sigue Leyendo…


Trenza vertical con pasta danesa

Cuantas veces os ha pasado que navegando por internet, en alguno de los innumerables blogs de cocina maravillosos que hay en la red, os habéis quedado pegados a la pantalla babeando con una receta??

A mí me pasó con esta :) Elena es superfuerte!! además de unas recetas estupendas es un pozo de sabiduría culinaria, su blog es interesantísimo. Será el color de esta trenza, la canela, el cardamomo o todo junto… me llamó la atención desde el primer momento que la ví y en seguida fue a parar a unos de los primeros puestos en la “lista de cosas por hacer”. El resultado es aun mejor de lo que me esperaba: el olorcito es increible, la pasta es blandita dentro y crujiente fuera… ES UNA MARAVILLA!!! y la aconsejo incluso para aquellos que no tengan mucha mano con este tipo de masas porque es super fácil. Palabra de amiloquemegustaescocinar ;)

Trenza vertical con pasta danesa

Ingredientes para 4 trenzas:
250 ml de leche entera templada
100 gr de azucar
1 cubo de 25 gr de levadura de cerveza fresca
1 huevo
120 gr de mantequilla a temperatura ambiente
15 vainas de cardamomo verde
1 naranaja
650 gr de harina 00

Ingredientes para el relleno:
100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
50 gr de azucar
3 cucharaditas de canela en polvo

Para pincelar y decorar:
1 yema de huevo
3 cucharadas de leche
Azucar glas

Preparación:
En un cuenco deshacer la levadura y mezclarla con la leche templada y mitad del azucar. Remover hasta su completa disolución.
Abrir las vainas de cardamomo, sacar las semillas y machacarlas lo más posible, con un molinillo se muelen a la perfección!.
En un cuenco a parte mezclar la mantequilla y el resto del azucar; mezclar bien. Incorporar el huevo batido, la piel rallada de la naranja y el cardamomo.
Unir la mezcla de levadura, leche y azucar a la mezcla de mantequilla, azucar, huevo y especias y empezar a incorporar la harina.
Mezclar bien y pasar la masa a una mesa ligeramente enharinada; amasar bien hasta que los ingredientes estén bien mezclados. La masa que obtendremos será blanda y elástica.
Poner la masa en un cuenco grande, cubrirla con un paño limpio y humedo o con film transparente y dejarla reposar durante dos horas en un lugar templado al reparo de corrientes de aire. Durante este tiempo crecerá el doble de su tamaño.
Dividir la masa en cuatro y, con un rodillo, extender la masa para formar un rectángulo de unos 30x20cm y de unos 2-3 mm de espesor.

La trenza - paso a paso

Pincelar la superficie con un cuarto de la mantequilla y espolvorear con azucar y canela.
Enrollar la masa sobre sí misma y cortarla en dos longitudinalmente.
Juntar las puntas de las dos mitades y enrollarlas creando una especie de trenza (ver foto).

La trenza - paso a paso

Encender el horno a 180°.
Forrar dos placas de horno con papel de horno y disponer dos trenzas separadas entre sí en cada una de las placas.
Batir la yema de huevo con la leche y pincelar la superficie de las trenzas con esta mezcla. Dejarlas reposar durante 20 minutos.
Hornearlas, primero una placa y después la otra, durante 20 minutos.
Dejarlas enfriar sobre una rejilla y espolvorear con azucar glas.

Descárgate la receta en PDF:
Trenza vertical con pasta danesa

Y hablando de blogs maravillosos… gracias al blog de Garbancita (también ella es un pozo de sabiduría) me he enterado del evento Navarra Gourmet (ayy, quien pudiera estar allí!!) y del premio Blogs Gastronómicos (en los links encontráis toda la información). Animáos e inscribid vuestros blogs!!


Capuccino al cardamomo 

Y ya estamos de vuelta de vacaciones… parece que era ayer, se me han pasado volando, ojù! Primer día de oficina, tranquilito y relajao pero se estaba mejor en casita, no?? ;)

Siempre que me da por quejarme me acuerdo de lo que dice mi madre: si se acabó es porque hubo… y va a ser que tienen razón :]

Hemos disfrutado de Sierra Nevada, del sol, del fresquito granaíno, de las tapas, de las cañas (muchas… muchísimas!!), de la comida de la mamma y del dulce “no hacer ni el webo”. La verdad es que tengo el estómago un poco destrozado después de las comilonas navideñas pero yo sigo pensando en comer y por eso hoy os dejo un postre “super fashion” ideal para la cena de fin de año.

El original es de este libro y es un poco más complicado. Yo lo he cambiado un poco porque este libro está hecho para cocineros profesionales y en la mayoría de los casos en las casas nos faltan muchos aparatos profesionales lo que no puede ser un impedimento, verdad??

Pero empecemos por el principio porque este postre no es difícil pero sí un poquillo largo de explicar :)

El cardamomo es una especia muy utilizada en general en la cocina asiática  y más concretamente en la cocina india; yo la compré en una tienda especializada, no sé si será fácil de encontrar en el super. Es muy aromática y en algunos países se le añade al té o al café. Para disfrutar de todo su aroma las vainas se parten y se extraen las semillas del interior. Si no lo encontraís probad a hacer la crema con vainas de vainilla en vez del cardamomo, el sabor será diferente pero igualmente bueno :P

Cardamomo

La gianduia es un chocolate con avellana pero no con avellanas enteras sino con pasta de avellanas por lo que la consistencia es la misma que la del chocolate normal. Aquí es muy normal encontrar “cioccolato al gianduia” en el supermercado pero si no lo encontráis podéis utilizar o crema de avellanas (como la Nocilla) o chocolate normal del de toda la vida!

Ingredientes
Crema al cardamomo:

175 ml de nata
30 ml de leche entera
2 yemas
40 gr de azúcar
5 vainas de cardamomo (o en su defecto 1/2 vaina de vainilla)
1 hoja de gelatina

Gelatina al café:
100 ml de café espresso
1 hoja de gelatina

Crema al gianduia:
175 ml de nata
50 ml de leche entera
2 yemas, 30 gr de azúcar
150 gr de chocolate al gianduia

Espuma de leche:
200 ml de leche entera

Preparación:
Reservar 4 cucharadas de leche (en las que desleiremos la gelatina); llevar a ebullición el resto de la leche con la nata; retirar del fuego y dejar enfriar un poco.
Abrir las vainas de cardamomo y tostar el contenido en una sartén caliente durante 2 minutos.
Mezclar las semillas de cardamomo tostadas con la leche y la nata; dejar en infusión durante media hora.
Batir las yemas con el azúcar hasta que la crema se vuelva espumosa.
Pasar la mezclar de nata y leche por un colador fino para eliminar el cardamomo; añadirla poco a poco a la crema de azúcar y huevo sin dejar de remover.
Poner en remojo en agua fría 1 hoja de gelatina durante 10 minutos.
Calentar las 4 cucharadas de leche que habíamos reservado sin que llegue a hervir; escurrir bien la gelatina y desleir en la leche. Añadirla al resto de la crema y mezclar muy bien (pero sin batir).
Rellenar, hasta más o menos la mitad, 4 copas de cocktail y dejar en el frigo durante al menos 2 horas.
Poner en remojo, en agua fria, la otra hoja de gelatina durante al menos 10 minutos.
Mezclar con el café recién hecho y aún caliente y desleir completamente.
Sacar los vasos del frigo y versar una fina capa de gelatina de café.
Preparamos la crema al gianduia: Llevar a ebullición la leche con la nata. Batir las yemas con el azúcar.
Añadir la nata y la leche poco a poco; volver a poner en el fuego y calentar hasta alcanzar los 85-90º. Pasar por un colador muy fino para eliminar posibles grumos.
Incorporar el chocolate rallado y batir con la batidora incorporando aire.
Dejar enfriar y conservar en el frigo hasta el momento de servir (es posible dejarla reposar en el frigo dentro de una manga pastelera, así será más cómodo a la hora de montar el plato).
Para montar el plato: sacar las copas del frigo, poner una capa de crema al gianduia sobre la gelatina de café, montar la leche, es decir, batirla con la batidora como si fuera nata, de hecho se puede aderezar con un chorrito de nata para darle más consistencia; al batirla se incorpora aire y la leche se monta ligeramente. Con la ayuda de una cuchara poner un poco de la espuma coronando la copa. Decorar con cacao o canela en polvo y servir.

La receta original preveía la preparación de una pastita que se coloca entre la crema al gianduia y la espuma de leche. Yo opté por “desmigar” unas galletitas para darle un toque crujiente :)

Descárgate la receta en PDF
Capuccino al cardamomo