Bretzels

No sé a vosotros pero a mí estos bretzels me vuelven loca. Llevo no sé cuantos años diciendo que los voy a hacer y hoy por esto, mañana por lo otro… Durante las vacas de Navidad, en Austria, ha caído alguno y claro llegué a casa con muchísimas ganas de hacerlos. Sigue Leyendo…


WBD - 16 oct 2010

Como ya os había anunciado en el post anterior esta semana se habla de pan.

Para mí el pan tiene un significado muy especial. Antes de llegar a Italia había intentado hacer pan ya un par de veces: una cuando vivía aún en Granada (salió como un ladrillo :) y la otra cuando vivía en Barcelona. Lo hice con un amigo y salió super duro pero como estábamos tan orgullosos de nuestro pan nos hicimos un bocadillo y lo bajamos como pudimos a base de cerveza :P
El pan es importante también por otra cosa. La receta del pan (esta vez fue el primer éxito no me preguntéis por qué) fue la que convirtió este blog oficialmente en un blog de cocina el 26 de febrero de 2007 :)

De ahí en adelante se ha convertido en un hobby, me encanta! Es como pasar el día en compañía (metafóricamente, claro ;) Porque estás ahí con él y lo cuidas y lo miras y lo remiras. Obviamente el final es lo mejor, cuando lo sacas calentito del horno, te preparas cuchillo del pan en mano y atacas :P

Por mi cocina han pasado varios panes: el pan de leche y naranja, el pan con parmesano, panecillos para bocatas (una de mis recetas preferidas), el soda bread, el pan de leche integral, la focaccia, etc.

Esta vez he hecho un experimento nuevo: el pan con la biga que quizás conozcáis más con el nombre de poolish que no son exáctamente lo mismo pero el concepto viene a ser parecido. Tanto la biga (de origen italiano) como el poolish (creo de origen francés) son procedimientos que están a medio camino entre el uso de la masa madre y el uso directo de la levadura de cerveza. Se puede decir que es una mini-levadura que se prepara con antelación, y se deja reposar desde unas horas a un día entero, así empieza a fermentar y ayuda al pan a obtener unas características diferentes por lo que se refiere a la corteza, el aroma y las burbujas en su interior.

Entre la biga y el poolish la diferencia fundamental es que ésta última utiliza solo harina y agua. La biga utiliza también un pequeño porcentaje de levadura… pero dejémonos de tecnicismos y vayamos al lío que es lo que interesa. Es un pan muy fácil de hacer en casa, solo hay que organizarse un poco porque la biga se prepara el día antes y se deja reposar en un cuenco cubierta con film transparente durante 24 horas o, al menos, durante toda una noche. Pues nada al lío!!

Feliz día del pan!

World Bread Day 2010 (submission date October 16)

Ingredientes para la biga:
150 gr de harina (yo he usado harina con 5 cereales que es la que tenía en casa :)
90 ml de agua templada
2 gr de levadura de cerveza en gránulos (la venden en sobrecitos)

Resto de ingredientes:
1/2 kg de harina (5 cereales o harina 0)
350 ml de agua
5 g de levadura de cerveza en gránulos
Sémola de trigo (para espolvorear)
10 gr (1 cucharada colma) de sal

Preparación:
1
Empezamos preparando la biga: mezclar todos los ingredientes, amasar bien y dejar reposar en un lugar templado (o al menos al reparo de corrientes de aire) durante 24 horas o una noche.
2 El día siguiente poner la harina en un cuenco grande (o en la máquina del pan), mezclar con la mitad del agua y empezar a amasar.
3 Añadir la biga, la levadura y la sal disuelta en la otra mitad del agua.
4 Amasar bien. Según las condiciones de húmedad del ambiente o tipo de harina la masa podría “pedir” más harina o agua.
5 Cubrir con un paño húmedo y dejar reposar en un lugar templado durante 1 hora o hasta que haya doblado su tamaño.
6 Sacar del cuenco, amasar un poco, dar forma de hogaza y espolvorear con sémola de trigo. Se pueden hacer incluso dos cortes en la superficie. Volver a dejar reposar durante otra hora.
7 Cocer en el horno a 200 grados durante 20 minutos. Bajar la temperatura a 180 y terminar la cocción durante otros 10 minutos. El pan estará listo cuando golpeando la base suene hueco.


Pan de leche con harina integral

Me vais a perdonar esta cantidad de post con poca consistencia culinaria pero es que me he puesto a régimen un mes y está siendo más difícil de lo que creía :(

Algún kilillo que otro lo quería perder (nunca está de más después de los excesos del verano) pero lo que quería era más bien “desintoxicarme” de horarios irregulares, cervezas de más y un descontrol alimentario que estaba empezando a ser preocupante. Por lo que me he puesto las pilas y durante un mes estoy haciendo una dieta que es un poco difícil y para nada interesante desde el punto de vista culinario. No tengo mucho tiempo para romperme los cuernos intentando sacar algo bueno de la dieta así que he optado por platos sencillisimos como pollo a la plancha con ensalada o lubina a la sal con verduras cocidas y no creo que a estas alturas a nadie le interese seguir los detalles de mi dieta pobre de imaginación.

Menos mal que es solo un mes y que luego me desquitaré con varias recetillas que ya tengo en mente (intentando, eso sí, de no deshacer lo que estoy haciendo :P

El momento mejor del día (por lo que se refiere a los alimentos) es el desayuno. Es bastante libre y puedo comer algún bizcochito (hecho en casa, of course), galletitas y pan con mantequilla!!! :) Así que aquí me desmeleno y para gusto y disfrute de mis papilas gustativas me he hecho un pan rico, rico, rico que aunque esté hecho con leche se adapta a todos los momentos del día (que se lo digan al italiano que se lo come para cenar mientras yo miro y se me cae la babilla… :)

Me da a mí que esta va a ser la semana del pan ;) Así que por ahora os dejo este y me voy a la cocina para preparar otro diferente y presentarlo al World Bread Day… El 16 de octubre, no os lo perdáis!!!

World Bread Day 2010 (submission date October 16)

Ingredientes:
200 ml de latte
70 ml de agua templada
500 gr de harina integral
25 gr de levadura fresca
El zumo de medio limón
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de sal
1 cucharada de azúcar

Preparación:
1
Desmenuzar en un vaso la levadura y mezclarla con el agua templada y el azúcar. Remover hasta su completa disolución y dejar reposar 15 minutos.
2 En un cuenco grande poner la harina y hacer un hueco en el centro. Poner la levadura, el aceite y empezar a amasar (todo este procedimiento se puede hacer con el programa de amasado de la máquina del pan o con un robot de cocina).
3 Mezclar la leche con la sal y añadirla a la harina. Incorporar también el zumo de limón y amasar bien hasta que la masa sea lisa y elástica. Añadir un poco de harina si la masa “nos lo pide”.
4 Dejar reposar en un lugar templado, cubierta con un paño húmedo durante 1 hora (hasta que se duplique su volumen)
5 Forrar un molde de plum cake con papel de horno. Amasar de nuevo la masa para eliminar el aire, dar forma de cilindro y ponerla en el molde. Dejarla reposar una vez más en un lugar templado y cubierta con un paño húmedo durante 1 hora.
6 Cocer en el horno caliente a 200 grados durante 20 minutos. Bajar la temperatura a 180 y hornear durante otros 5-10 minutos.
Si se desea antes de meterlo en el horno se puede espolvorear la superficie con copos de avena.

Descárgate la receta en PDF:
Pan de leche con harina integral