Sopa de judías azuki

sopa de judías azuki


Frío, nieve, lluvia, viento. Estamos atraversando en este momento los días más feos del año. Incluso yo que no soy amante de las altas temperaturas durante estos días sueño con los 40 grados del verano. Y no es para menos. Al menos en Italia el 29, 30 y 31 se consideran los días más fríos del año: i giorni della merla, o lo que es lo mismo en castellano, los días del merlo.
Se dice, se cuenta que un merlo blanco creyendo que el invierno había acabado salió de su nido un 29 de enero. Lo que se encontró por el contrario fue un día lluvioso y frío que lo obligó a resguardarse en una chimenea. Debido al tiempo el merlo tuvo que pasar estos tres días allí y cuando al tercer día el tiempo mejoró un poco y pudo salir sus plumas blancas se habían oscurecido con la cenica de la chimenea. A partir de entonces todos los merlos son negros :)
Dejando a un lado las leyendas por muy románticas que nos puedan parecer :) el frío que hace por estas tierras no es para nada romántico. Es más, le dan ganas a una de ponerse un jersey encima de otro, calcetines, gorro y meterse en la cama.
Obviamente este tiempo tiene una gran ventaja y ésta es que es perfecto para disfrutar de sopas, cremas y potajes de los que soy una gran fan.
La super sopa de hoy ha sido un gran descubrimiento: es completamente vegetariana y contiene la famosa judía azuki. Sí, sí, la judía azuki, conocida también como frijol o soja roja. Si no lo habéis hecho aún probadla, tiene pocas grasas, gran poder depurativo y es mucho más fácil de digerir que las judías comunes. Su sabor tiende al dulce de hecho en japón se utiliza en forma de pasta para hacer dulces e incluso helado (esto lo tengo que probar!!).
La receta la he hecho un poco a ojímetro pero es que estas recetas de domingo en las que intento cocinar con lo que tengo me salen siempre un poco así ;)
Abrigaros y a disfrutar!

Ingredientes para 4 personas:
4 puñados de azuki (más o menos 160-170 gr)
½ cebolla
1 zanahoria
1 trozo de calabaza
4 puñados pequeñicos de arroz
Caldo vegetal (o agua y cubito vegetal)
Sal integral
Pimienta negra recién molida

Preparación:
1 Poner en remojo las judías la noche de antes.

2 Al día siguiente poner en una cacerola un par de cucharadas de aceite de oliva. Pelar y picar la cebolla y la zanahoria. Rehogarlas en la cacerola con el aceite. Añadir los azuki y cubrir con el caldo (han de quedar totalmente cubiertas al menos 2-3 dedos por encima de las judías). Pelar y cortar la calabaza en dados, no demasiado pequeños, añadirlos a la cacerola. Llevar a ebullición, bajar la lumbre, tapar y dejar cocer durante al menos 30-40 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que las judías estén tiernas.

3 Salpimientar y añadir el arroz. Seguir la cocción hasta que el arroz esté en su punto. Es posible que haga falta añadir más caldo.

4 Servir caliente acompañado de unas tostadas de pan con un poco de aceite de oliva crudo y unas escamas de sal.

Descárgate la receta en PDF:
Sopa de judías azuki con calabaza y arroz

Información:
Receta:
Sopa de judías azuki
Publicado:
Tiempo de Preparación
Cook Time
Total Time
Valoración
5 Based on 2 Review(s)

¡Suscríbete a la Newsletter!

Regístrate ahora y recibirás todas las nuevas publicaciones en tu buzón.

Nunca voy a regalar, intercambiar o vender tu dirección de correo electrónico. Podrás darte de baja en cualquier momento.

RECETAS RELACIONADAS

Comments

  1. says

    ¡Pero que ricas y reconfortantes! Perfectas para un día frío y lluvioso como el de hoy. Me gustan muchoo las azukis, mi madre las solía poner y le añadía siempre unas algas. Yo hace muchísimo que no las como, pero ahora al verlas me ha entrado antojol.
    Besos.

  2. A mi lo que me gusta says

    Sí, en realidad lo suyo es cocerlas con el alga tombu que hace que sean aún más fáciles de digerir… las tengo que probar así.
    Un besote!

  3. Sandra says

    Ali! anoche la hize y quedó riquísima! rica rica de verdad! Ésta se queda en la familia, fíjate lo que te digo.
    Eso sí, paradoja de las paradojas, aquí tengo problemas con el arroz. Hay un millón de tipos, pero casi todos blancos, y yo estoy intentando comer pocas cosas blancas así que lo busco integral… y no lo encuentro. Y anoche compré algo que pensaba que era arroz integral, pero que yo creo que era farro. Un error feliz, porque quedó de muerte.
    Ala! ya lo sabes!!

    Besitos!!

    • A mi lo que me gusta says

      Siiii!! me alegro pero que mucho, mucho, mucho… mira entre hoy y mañana tendría que publicar un “risotto” con farro (se dice farro en español??). Yo lo he empezado a utilizar hace poco, es una alternativa estupenda al arroz :)
      un besote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *