Agnolotti del plin – receta tradicional

pasta fresca rellena


El que avisa no es traidor y como os dije que estaba preparando estos agnolotti aquí los tenéis. Después de la receta del campeón I no podía faltar la segunda parte. Aunque si dicen que las segundas partes nunca fueron buenas los dichos populares no tienen siempre razón :P

Cambiad inmediatamente de página aquellos que estéis buscando una recetica fácil para el sábado por la noche. Leed con atención aquellos a los que os gusten los desafios y las pequeñas-grandes empresas. Es un plato un poco largo, laborioso y que necesita de un material básico que, me hago cargo, no se encuentra en todas las casas. Pero nunca es tarde para hacerse con una máquina para hacer la pasta y una ruedecita para cortarla. La máquina en realidad no es necesaria. Hace mucho tiempo cuando las amas de casa tenían un par (aún siguen existiendo pero no es mi caso) extendían la pasta con el rodillo, un buen rodillo de madera lo suficientemente grande como para que yo no sepa ni por donde empezar a manejarlo… Un día me lo compraré y lo probaré, lo juro ;)

Pero a lo que íbamos, la maquinilla en realidad no sería necesaria o se usa el rodillo o, como sé que ha hecho un amigo mío, una botella… jejeje, si es que cuando uno quiere realmente hacer una cosa no me digáis que no encuentra el modo…

Total, que, dejando historias raras a parte, me gustaría saber (tengo mucha curiosidad, de verdad) cuántos de vosotros estaríais dispuestos, os gustaría o soñáis con probar a hacer una receta de estas alguna vez en vuestra vida :) A mí la pasta hecha en casa es de las cosas que más satisfacción me han dado en la vida… culinariamente hablando, claro!

Y nada antes de ponerme manos a la obra y explicaros lo mejor que pueda, paso a paso, como realizar esta maravilla de la naturaleza me gustaría recordaros que dentro de nada, es decir, dentro de 12 días para ser exactos TERMINA EL PLAZO PARA EL CONCURSO!!! Pero bueno, es que nadie quiere ganar un kit de productos italianos!!!! No me lo puedo creer!!

Bueno, yo este finde me voy a Bologna… a ver si me encuentro con alguna sorpresita a la vuelta :]

Ingredientes para la pasta:
250 gr de harina 00
4 huevos
1/2 cucharadita de aceite de oliva

Ingredientes para el relleno:
300 gr de lomo o solomillo de cerdo (en un trozo)
250 gr de solomillo de ternera (en un trozo)
150-200 ml de caldo
250 gr de espinacas
50 gr de queso parmesano rallado
1 huevo
1 diente de ajo
2 hojas de salvia
1 ramita de romero
1 Cucharada de mantequilla
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Preparación:
Empezamos con el relleno ya que tendrá que estar frio para rellenar la pasta.
En una sartén calentar la mantequilla con una cucharadita de aceite, poner la salvia, el romero y el diente de ajo pelado. Añadir las carnes y asar por ambos lados. Salpimentar.
Incorporar un poco de caldo caliente y dejar cocer durante unos 30-40 minutos añadiendo de cuando en cuando un poco de caldo.
Apartar las carnes, reservar la salsa y dejar enfriar.

Limpiar las espinacas, quitarles las partes más duras y cocer en abundante agua con sal durante pocos minutos, hasta que estén cocidas pero todavía un poco enterillas. Colar, dejar enfriar y una vez estén frías escurrir muy bien.

Para preparar la pasta disponer la harina en forma de montaña, hacer un agujero en el centro como si fuera un cráter y abrir 1 huevo y 3 yemas (apartar las claras que quizás nos puedan servir) y el aceite. Amasar hasta conseguir una pasta lisa y elástica (para más info sobre la realización de la pasta ver aquí).

Una nota sobre los ingredientes para hacer la pasta fresca en casa: lo ideal es poner los ingredientes necesarios desde el principio pero a veces, sobre todo si es la primera vez, puede ocurrir que debamos añadir algo más de líquido (ej. una clara más); tenemos que ir viendo lo que nos pide la harina ya que la cantidad de líquido depende del tipo, calidad y capacidad de absorción de la misma. O que por el contrario hayamos añadido demasiado líquido y la masa nos pida un poco de harina (como sucede a veces con el pan). Por eso es importante apuntarse bien los ingredientes que hemos utilizado, la marca de harina y el tamaño de los huevos para las próximas veces :)

Pero seguimos con la receta. Una vez que tengamos la pasta, envolverla en film transparente y dejarla resposar en el frigo durante al menos 30 minutos.

pasta fresca rellena

Durante este tiempo terminamos el relleno: cortar las carnes en trozos no muy pequeños y picarlas muy bien con las espinacas, el queso y el huevo. Rectificar de sal y pimienta.

Sacar la pasta del frigo, extenderla muy fina (yo he usado la abertura más pequeña de la máquina) y preparaos a la parte más dura de la receta: la confección de los agnolotti.

pasta fresca rellena

Como veis en las fotos el procedimiento es fácil pero quizás un poco laborioso ya que los agnolotti se confeccionan uno a uno:
1. extender la pasta con un tamaño lo suficientemente grande como para poder doblar la pasta y cerrar los agnolotti sin que se salga el relleno. Los agnolotti en realidad son un formato de pasta super pequeño; yo que tengo aún manos inexpertas he preferido hacerlos un poco más grandes más que nada para poder manejarlos bien.
2. disponer pequeños montoncitos de relleno (del tamaño de una avellana) separados entre sí y doblar la pasta sobre sí misma.
3. a este punto se “pellizca” la masa para cerrarla entre cada uno de los montoncitos. Y de aquí viene el nombre: Plin o pellizco en piamontés!
4. con la rueda se cortan uno a uno y se dejan reposar en una bandeja con harina para que no se peguen. Si el tiempo lo permite es mejor dejarlos una o dos horas secar al sol.

pasta fresca rellena

Para evitar que la pasta se seque os aconsejo no extender toda la pasta a la vez, es mejor coger un trozo no muy grande de pasta y dejar el resto tapado con el film transparente ya que si la pasta se seca (y con el aire sucede muy rápidamente) no será posible manejarla.

pasta fresca rellena

Una vez tengamos preparados nuestros agnolotti solo tenemos que cocerlos en abundante agua hirviendo con sal gorda durante unos minutos. La pasta fresca tarda mucho menos que la pasta seca por lo que tendremos que estar pendientes y probar uno de vez en cuando.

Los agnolotti se sirven tradicionalmente sin salsa pero también se pueden servir con mantequilla fundida y salvia (fundir la mantequilla con las hiervas en una sartén y versarla por encima de los agnolotti calientes) o con la salsa que nos ha quedado de asar la carne (sugo di arrosto), colada y caliente.

Están de muerte!

Descárgate la receta en PDF:
Agnolotti del plin con sugo di arrosto

¡Suscríbete a la Newsletter!

Regístrate ahora y recibirás todas las nuevas publicaciones en tu buzón.

Nunca voy a regalar, intercambiar o vender tu dirección de correo electrónico. Podrás darte de baja en cualquier momento.

RECETAS RELACIONADAS

Comments

  1. says

    Tengo la máquina!! así que un día de estos la tengo que estrenar!!!
    y sobre tu concurso, pues es que en verano no he cocinado nada, pescaito frito de los bares de tapas!! ja! ja!
    pero bueno, a ver si este finde se me ocurre algo!
    besitos y que pinta de pasta!!

  2. says

    Alucinante, me ha encantado el post y la receta, tiene que ser espectacular!
    Yo hice pasta fresca por primera vez hace unos días, de momento a lo rústico, con rodillo, y no quedó nada mal; en cuanto le coja el truco me atrevo con los agnolotti.
    B*

  3. sandra says

    Pues tengo que confesarte que desde que pusiste las fotos en el flirck, mi santo me ha estado persiguiendo: ‘ha subido ya Alicia la receta de los agnoloti?’ y sí, tenemos la máquina porque él, como buen argentino, hace pasta fresca en casa. Yo soy la mejor pinche del barrio y entre tus recetas y sus clases voy haciendo mis pinitos.
    Así que mañana tengo previsto pasar por el mercado y supongo que el finde que viene haremos los agnoloti. La pasta le sale muy rica, lo que nos fallan son los rellenos, tenemos poca imaginación y siempre acabamos haciendo espinacas con ricotta o pollo con cebolla y queso.
    Te haces una idea de lo bien que nos van tus recetas??!!
    Muchas gracias y muchos besos!
    (me miro las recetas ‘de invierno’, que algo hay).

    chao!

  4. says

    Que bien detallado, todo un lujazo de blog, gracias por tu visita a mi blog y ya te he enlazado.Me ha encantado todo lo que he visto en tu blog, sigo mirando.
    Besos

  5. says

    Pues yo sí que estoy más que dispuesta a ponerme manos a la obra con el tema de la pasta casera. Pobre mi Martín, le tengo prometido hace tiempo unos tallarines sin gluten negros y todavía no he encontrado el momento de tranquilidad para ponerme con mi promesa. Tengo la máquina y tengo ganas, ahora tengo que encontrar tiempo.
    Desde luego no solo eres la reina de la pasta si no que además te tengo que felicitar por tus fotos. Me encanta tu estilo. No hay ni una sola entrada de tu blog en donde no me enamore de una foto tuya. En esta ocasión la última me ha llegado al alma.
    Besitos sin gluten y disfruta en Bologna.

  6. says

    Buaaaaa, para llorar, qué perfección, tú sí que dominas bien la pasta echa en casa. Yo tengo una máquina que intenté usar dos veces y no lo conseguí. Es mala mala, también es verdad. Pero sí, yo también estoy dispuesta a volver a intentarlo. Aunque sea con rodillo. O con la botella. :-) Todo sea por conseguir una décima parte de lo que consigues tú.

    Un beso.

  7. says

    Que post más fantástico, nunca podré agradecerte los ratitos que me haces pasar entre cliente y cliente-uy que mal suena- bueno entre papel y papel, bueno..ya me entiendes, ja ja

    Un beso manitas

  8. says

    Alicia, yo si que la hago. Los viernes en casa es sagrada la pasta fresca. Mi marido casi italiano me ha hecho amar este tipo de comidas y la verdad que disfruto mucho haciendo la pasta como comiendola, eso sin dudas. Es laborioso, lo sé, pero vale la pena. Sabes, yo sin la máquina creo que no me atrevería, me parece muy difícil adelgazar bien la masa, creo que con la maquinita se logra a la perfección. Me gustó eso de la botella en vez de rodillo, creo que en mas de una vez lo he usado a falta dé.

    Un beso, me encanta tu cocina y estoy ansiosa de saber quien es el ganador!, de seguro que yo no, nunca he ganado nada!

    Besos.

  9. says

    Yo también soy de las que tiene la máquina pero niña, una cosa por otra y nunca me pongo. Una vez hice unos raviolis y el desastre fue tal que todavía no me han vuelto las ganas. Estoy de acuerdo sin embargo, que como la pasta casera ná de ná!
    Besos

  10. says

    @Ivana
    Oye, pues tener la máquina y no haberla estrenado es pecado capital!!! ;)
    Un beso
    @epa
    en realidad dicen que queda mucho mejor con el rodillo, que el sabor es diferente y esas cosas… eso dicen los que entienden. A mí sólo de pensarlo me da algo… jejeje pero un día habrá que probar!
    @Ly
    Alucinada me quedo yo cuando hago la pasta… cuando se le coge el hilo es fácil y está TAN rica!
    Gracias!!
    @Esperanza
    Me parece un regalo estupendo!! :)
    @sandra
    Pues probad a hacer el relleno con 200 gr di salchicha fresca, 100 gr de pan del día anterior (remojado un poco en leche) y 100 gr de grana padano rallado… son mis preferidos!!
    @Anna
    Un beso también para ti ;)
    @zerogluten
    Encontrar el tiempo es siempre lo más difícil, verdad?? Pero merece la pena y estoy segura de que te va a salir estupenda!! Si tienes alguna duda, ya sabes ;)
    @María Lunarillos
    Hagamos una cosa… yo intento hacer una de tus maravillosas tartas (que con el dulce soy un desastre) y tú lo vuelves a intentar con la pasta. No sé por qué pero me da que será un éxito! ;)
    @Su
    jejeje, bueno, bueno, claro que te entiendo ;)
    @Beth
    Gracias! A ver si me pongo con las fotos del finde ;)
    @kako
    no sabes lo que me alegro!!! A mi es una de las cosas que más me gustan.. hacer y comer :P sí, es verdad que no es muy rápido pero y la de alegrías que te da???
    ps. Nunca se sabe… quizás esta será la primera vez ;)
    @Marta
    jejeje, yo también recuerdo muy pero que muy bien mi primera experiencia con la pasta fresca… se me quedó mal cuerpo durante mucho tiempo pero verás en cuanto se le coge el tranquillo…!!
    Un beso

  11. says

    Algún día me compraré la maquinita de estirar la pasta con todos los accesorios. Ya sé que no es disculpa, en realidad tengo un rodillo de madera que me puede servir, je,je. Pero dónde esté un buen aparato!! ( uy, me ha quedado un poco “verde”)
    Biquiños

  12. says

    Hola,

    acabo de descubrir tu blog…ya me ha seducido con esta magnífica receta de pastas rellenas. A mí me encantan las pastas, tengo la máquina imperia y preparo muy seguido. Me ha llamado la atención la forma de estos agnolotti. Tenía entendido que Agnolotti significa sombrero de cura en italiano y agnolotto en plural son pastas rellenas en forma de semicírculo de orígen piamontés. En algunas ciudades los hacen muy pequeños y en otras les dan una forma de empanadilla sin juntar las puntas muy similar a un panzerotti.

    Bueno, tal vez puedas aclararme más sobre los agnolotti pues me interesa mucho las formas y nombres de pastas rellenas en Italia. De todas formas, el relleno de esta receta me encanta más allá de las formas.

    Besos,
    Myri

  13. says

    Yupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!! Tengo la maquineta de hacer pasta y el cortapastas dentado (la señora de la ferretería me miró sorprendida y me dijo ¿Pero es que la gente joven también haceis masa de empanadillas caseras?) y me faltaba una receta cuidada y elaborada como esta. Un sábado que me apetezca aislarme de todo me pongo a hacerla.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *