El flan de toda la vida versión mini

Miniflan con espuma de caramelo


No sé hace cuánto tiempo compré estos moldes super pequeñitos. Son monísimos pero hasta ahora no se me había ocurrido cómo usarlos. Son unos moldes como esos de toda la vida que se usan para hacer flan, de aluminio, pero mitad de la mitad, vaya, le caben 30 ml de líquido. Y qué mejor que ellos para hacer estos flanecitos liliputienses que quedan super bien como pre-dessert ;)

En realidad he usado un poco de la crema para hacer la versión mini y el resto lo he puesto todo en un molde más grande, rectangular que quedará también muy bien servido cortado en trocitos, como si fueran cubitos de flan.

Cuántas tonterías por dios!! ;) Lo que es cierto de todo esto es que hacía siglos que me moría por hacer un flan, uno de esos cremositos y doraditos por el caramelo… y como no me puedo estar quieta al final los hecho en versión mini y los he acompañado con una espuma de caramelo de la que, si no tenéis el sifón en casa, podéis pasar tranquilamente :P

Me encanta los dulces mignon, me parecen super elegantes y trasmiten todo el amor con el que los han hecho porque para hacer ciertas maravillas (mirad por ejemplo la pastelería Bubò de Barcelona) hay que ponerle ganas al asunto: ganas, técnica y una manos delicadas… no como las dos palas de excavar con las que me encuentro cada vez que quiero hacer alguna monería de estas.

Total que por esta vez ha salido bien y ha quedado muy cuco :P Para quien no tenga mini-moldes las cantidades de la receta sirven para unas cuatro personas en moldes individuales o bien uno de plum cake.

Que lo disfrutéis!

Ingredientes para el flan:
1/2 l de leche
70 gr de azúcar
2 yemas + 1 huevo
La cáscara de medio limón
1 vaina de vainilla

Ingredientes para el caramelo:
4 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de agua

Ingredientes para la espuma de caramelo:
2 cucharadas de azúcar
1 cucharada de agua
300 ml de leche entera
1 hoja de gelatina
1 sifón de 1/2 l
1 carga de N2O

Preparación:
En una cacerola poner a hervir 4 cucharadas de azúcar con 2 de agua. Cocer hasta que el azúcar se haya caramelizado. Tenemos que tener cuidado porque desde el momento en el que nos sirve a nosotros (cuando empieza a tomar color) hasta el momento en el que se quema puede pasar muy poco tiempo por lo que es mejor estar ahí controlando que no se nos queme.
Cuando el azúcar haya tomado un poco de color echarlo en el molde que vayamos a utilizar para hacer el flan y repartirlo bien por toda la superficie.
Esta operación es muy delicada ya que el caramelo alcanza temperaturas muy elevadas; tened mucho cuidado con no quemaros.
Dejad enfriar el caramelo.
Para hacer el flan:
Poner a hervir la leche con la cáscara de limón y la vaina de vainilla abierta por la mitad. Una vez que rompa a hervir dejar reposar unos 10-15 minutos.
Batir muy bien las yemas, con el huevo y con el azúcar hasta que la mezcla se vuelva un poco blanquecina. Colar la leche y añadirla aún caliente a la mezcla de huevo y azúcar. Remover bien.
Rellenar el molde que habíamos preparado antes con el caramelo y cocer en el horno al baño María durante unos 40 minutos a 150 grados.
Por último preparamos la espuma:
Poner en remojo la hoja de gelatina.
En un cazo calentar 2 cucharadas de azúcar con 1 cucharada de agua y caramelizar como habíamos hecho antes para el flan. Poner a hervir la leche. Cuando el caramelo esté en su punto añadir la leche poco a poco para que no salpique. El caramelo se fundirá con la leche dándole su característico sabor.
Escurrir la gelatina y añadirla a la leche aún caliente.
Pasar la leche por un colador de malla fina para eliminar grumos y rellenar el sifón. Cerrar, poner la carga de N20 y mezclar vigorosamente.
Dejar reposar en el frigo al menos un par de horas.
Servir el flan acompañado de la espuma.

Descárgate la receta en PDF:
Mini flan con espuma de caramelo

RECETAS RELACIONADAS

Comments

  1. says

    Anda que no veas, con lo que me gusta a mi el flan. Flanes de esos me tomo yo 6 docenas y luego me tomo el postre, por supuesto. Quedan mu simpáticos ahí tan chiquitos.

  2. says

    Hola!
    Hace tiempo que te sigo en la sombra y por fin me animo a dejarte un comentario!
    Me gusta mucho mucho tu blog. Las fotos son geniales, pero sobre todo el cómo lo cuentas, transmites mucha cercanía ;)

    Yo también soy fanática de las pequeñeces. Lo bueno si breve… Me parece que no es lo mismo presentar un trozo de tarta, que una porción individual.
    Lo dicho, enhorabuena y un saludo!

  3. says

    Me chiflan. Todas las pijerías en tamaños ridículamente pequeños que parecen más juguetes que menaje de cocina, me vuelven loca. Debe de ser mi niña interior, que lo mismo jugó poco a las cocinitas de pequeña y ahora se venga…

    ;-)

  4. says

    @Amalia
    jejeje, ya me imagino… con lo que eran estas monjitas!! ;)
    @macufeliz
    me alegro!!
    @Susana
    Muchas gracias por “salir de la sombra”. Es siempre un placer cuando me escribís desde el otro lado de la pantalla.
    Me alegro mucho de que te guste. Para mí es el mejor regalo! :)
    @morgana
    Será eso!! queda todo tan mono cuando se hace en pequeñito, verdad??

  5. says

    Me encanta el flan,a mis años ya aún me parece una fiesta el día que lo tenemos de postre.
    Aprovecho la oportunidad para daros a conocer mi blog,dedicado a la cocina y a la discapacidad.Nace por una ilusión,en un mes elegiremos nuestra cocina adaptada y cuando esté colocada ya podré cocinar. Compartiré trucos e ideas para que la cocina sea más sencilla para todos y,en especial,para los que tenemos una discapacidad motora.
    Gracias por compartir tus recetas e ilusiones con nosotros.

  6. says

    A los buenos dias,
    hace unos días estuve haciendo unos minitocinillos pero me tuve que apañar con las flaneras normales, me habia venido bien unos moldes más siquititos, estoy pensando en ir a verte y que me hagas de cicerone de trastos culinarios. ¿lo pasariamos bien eh?

    Ea, por soñar que no quede…

  7. says

    Me ha encantado esta receta.
    Siempre he sido fan de la resposteria por el tamaño que tenían, me encanta comer de un solo bocado.
    Y soy una incondicional del tocinillo de cielo.
    Esta versión me parece fantastica, me ha recordado en tamaño a el.
    Deberia empezar a ser clasico esta receta.
    Un abrazo.
    Margot

  8. says

    A mi también me encantan los pre postres o los formatos minis en los postres.
    La ultima vez que fui en Paris, me encanto que en cada restaurante tengas la opcion para un “café gourmand”, o sea un café con tres o cuatro versiones minis de postres distintos!!! Perfecto para terminar con un toque dulce pero sin pasarse (demasiado…).
    Los flanes se ven tiernecitos y muy apetitosos,
    Un saludo,
    Palmira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *