Salsa de guindilla

salsa de guindilla


Supongo que a más de uno se le pondrán los pelos de punta con solo ver esta foto. Y es que la guindilla es mucha guindilla.

No sé de dónde me viene a mí el amor por el picante. Cuando era chica, en mi casa nunca se utilizaba, no creo que pertenezca ni siquiera a nuestra tradición culinaria (con excepción de alguna que otra receta), será igual ese gusanillo que siempre me pica con todo lo “raro”… de este modo tan tonto me he aficionado a ella :)

salsa de guindilla

Y me he aficionado tanto que en casa tengo desde el año pasado una plantita que me da millones y millones de peperoncini y, como no me quedo nunca quieta, este año he plantado la segunda que da estas guindillas tan redonditas y tan hermosas.

El hecho es que al volver de vacaciones me he encontrado en casa con una cantidad ingente de estos pequeños pimientos super picantes y además un amigo me ha “propinado” algunos más que provienen directamente de Calabria, región italiana dada al picante donde las haya.

Con semejante cantidad de guindillas era mi deber encontrar un buen modo para conservarlas y poder utilizarlas. De aquí esta maravillosa salsa o crema, como más nos guste llamarla.

salsa de guindilla

Y os estaréis preguntando cómo se puede utilizar este bazooka en forma de crema… pues en realidad de la misma forma en la que usaríais la guindilla: una punta en el guisote, un poquito en la salsa de tomate para los espaguetis, etc. Los más atrevidos además osarán untando una tostadilla con queso en crema y añadiendo un velo de esta crema. ¡Para chuparse los dedos!

Ingredientes para un tarro de unos 150 ml:
200 gr de guindillas frescas
2 dientes de ajo
1 cucharadita de sal fina
Aceite de oliva extravirgen

Preparación:
1 Lavar y secar delicadamente las guindillas.

2 Cortarlas por la mitad y eliminar las semillas. Para esta operación será necesario utilizar unos guantes de goma.

3 Poner en el vaso de la batidora las guindillas, los dientes de ajo pelados y la sal. Batir hasta obtener una crema. Poner esta crema en un colador y dejar reposar durante toda una noche. Perderá todo el líquido.

4 Al día siguiente poner las guindillas en un tarro bien limpio y rellenar con aceite de oliva.

5 Nuestra salsa está lista para usar. Conservar en el frigorífico.

Descárgate la receta en PDF:
Salsa de guindilla

Información:
Receta:
Salsa de guingilla
Publicado:
Tiempo de Preparación
Cook Time
Total Time
Valoración
2 Based on 5 Review(s)

RECETAS RELACIONADAS

Comments

  1. says

    ¡Guau, tiene una pinta increíble! No soy súper fan del picante, pero sí me gusta añadir una cierta dosis a algunos platos. ¡Esta crema/salsa seguro que le va genial a un millón de cosas!

    Y qué monada de guindillas redonditas, jaja. No las había visto nunca así. ¿Dónde compraste la planta? ¿Recuerdas su nombre científico, por si tengo que buscarla a fondo?

    Graciaaaas :)

  2. says

    A mí, como tu comprenderás me encanta la guindilla, jeje, mi blog y mi gata se llaman así, bueno mi gata está en el cielo con sus juegos y vigilando lo que hago. Al margen de esto, me gusta el picante y en casa, tanto a mi hija como a mi marido también. Eso sí con algo de moderación para poder degustar el resto de la comida, jeje.

    Besos.

    PD: Me parece una salsa excelente para atrevidos, jaja

  3. says

    @Carmela
    Verás que buena… a nosotros nos ha encantado!!

    @María
    Hola María pues me temo que no sé decirte cómo se llama, las compré en un vivero cerca de casa, a ver si la próxima vez que me pase por allí pregunto y te cuento :)

    @Manderley
    Jejeje, pues sí, supongo que para tí es perfecta!
    Besos y gracias :)

  4. Angie says

    Me apunto la receta para regalarle un botecito a mi padre que adora el picante. Yo es que no puedo con lo picante, se me saltan las lagrimillas sólo de pensarlo,jejeje

  5. says

    Que tal! buen día, paso para mostrar mi producto, son tres diferentes tipos de salsas Gourmet, son salsas naturales y 100% Mexicanas están exquisitas!
    Las salsas son las siguientes:
    Dolce morita: Salsa dulce de uva pasa poco picante, excelente para acompañar con baguettes, carnes frías y quesos.
    Cacahué: Salsa muy picante de cacahuate y chile de árbol, su consistencia cremosa es excelente para cocinar y/o acompañar quesadillas, mariscos, pescado, ceviche, pollo o hasta carne asada.}
    Manabané: salsa dulce y picante de mango con habanero excelente para cocinar y/o acompañar quesos empanizados, capeados, carnes blancas, etc.

    Las recomiendo están exquisitas, dejo mis redes sociales para que las visiten. saludos!
    http://www.facebook.com/spicyadama
    http://www.spicyadama.com

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *