Whoopie Pies


Si hay algo que no comparto y que me da un poco de urticaria en internet son las modas culinarias. Sí, sí, ya sabéis: llega el periodo de las paulovas, wooOOoo, to cristo a hacer pavlovas; de las galletas decoradas, galletas a go-gó, de los macarons, al ataquerrrr y por supuesto la de los whoopie pies! Ahora hace unos días que internet se ha poblado de los Moon Cakes y bueno, la verdad es no es para menos porque en realidad son una preciosidad y si no mirad los de SandeeA!! (se me cae la baba… :)

Total, que estas modas por un lado son graciosas porque cuando nos da por algo lo exprimimos hasta el infinito, que es el único modo para llegar a conocerlo bien. Por otro lado, como decía, me crean un poco de aversión o mejor dicho de empacho, lo que me lleva a rechazar completamente el sujeto en cuestión y a no querer verlo ni en pintura.

Cuando el furor se calma un poco al final siempre me encuentro en la misma situación: pienso que si ha tenido tanto éxito por algo será no? y lo pruebo :) Y así es como se ha desarrollado mi historia de amor-odio con estos Whoopie Pies que, “jarta” ya de verlos por todos lados, al final he cedido y me he lanzado con ellos. En esta ocasión, como creo en tantas otras, el error ha sido no haberlos hecho antes… son una D-E-L-I-C-I-A! Os lo juro, palabrita del niño Jesús :)

Estos bocadillitos-sandwiches dulces americanos crean dependencia. Originalmente, por lo que he podido descubrir en internet, los whoopie pies son unos pastelitos formados por dos partes de bizcocho, super suculento, rellenos de una crema hecha principalmente con mantequilla (o aceite vegetal), azúcar y crema de malvavisco (nubes). Como ha pasado con los macarons, los whoopie pies también han evolucionado hacia los sabores más inverosímiles y la crema de relleno obviamente también, progresando hacia esta versión con crema “philadelphia” que ha tenido mucho éxito. Y no es para menos! El contraste del bizcochito, espaciado y un poco húmedo, con la crema de queso es espectacular… y con los días mejora!

No os dejéis intimidar por la lista de ingredientes. Os aseguro que son fáciles de hacer, ya sea la masa que la crema. Lo más pesadillo es hacer los bizcochitos pero para gozar hay que sufrir ;) Ya me contaréis!

Una última cosa! El puré de calabaza en los países anglosajones se encuentra fácilmente en el supermercado, en latas. Yo lo he preparado cogiendo una calabaza, pelándola y cociéndola en el horno, sin sal, azúcar, especias o demás, a 190 °C hasta que esté blandita y lista para pasarla por el pasapurés. Yo la suelo preparar y congelar así la tengo lista para postres o para preparar rápidamente esta crema de calabaza que es una de mis preferidas.

Ingredientes para unos 30 Whoopies

Para los bizcochitos:
450 gr de harina
2 cucharadita de sal
1 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita de bicarbonato
2 cucharadas rasas de canela en polvo
2 cucharadas rasas de jengibre en polvo
400 gr de azúcar moreno integral
220 ml de aceite de girasol
400 gr de puré de calabaza
3 huevos
1 cucharadita de extracto de vainilla

Para la crema de queso:
180 gr de azúcar glas – 150 gr de mantequilla a temperatura ambiente
250 gr de queso “philadelphia” – 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación:
1 En un cuenco mezclar los ingredientes “secos”, es decir, la harina, la sal, la levadura, el bicarbonato, la canela y el jengibre.

2 En otro cuenco mezclar el puré de calabaza con el azúcar. Remover bien. Incorporar los huevos, uno a uno, mezclando hasta que se hayan amalgamado completamente. Añadir el aceite y la vainilla. Mezclar de nuevo.

3 Empezar a añadir la mezcla “seca”, en tres veces: añadimos y mezclamos hasta obtener una mezcla homogénea. Dejar reposar en el frigo mientras se calienta el horno y preparamos las bandejas para hornear.

4 Forrar varias bandejas con papel de horno y calentar el horno a 180 °C. Disponer montoncitos de masa bastante separados entre ellos porque durante la cocción en el horno se ensanchan bastante. Yo he utilizado un porcionador de helado de unos 4-5 cm de diámetro. Con el típico de 6-7 cm los bizcochitos salen demasiado grandes para mi gusto. Se puede utilizar también una cuchara. Formar montoncitos más altos que anchos. El hecho de utilizar el porcionador de helado es por comodidad porque los bizcochitos saldrán todos más o menos igual de grandes.

5 Cocer durante 12-14 minutos. Estarán listos cuando se pongan dorados y pinchándolo con un palillo de dientes, éste salga limpio. Dejar enfriar sobre una rejilla.

6 Ahora hacemos la crema: batimos la mantequilla hasta obtener una crema. Añadimos el queso, el azúcar tamizado y la vainilla. Seguimos batiendo con las barillas hasta que la crema sea homogénea. La metemos en una manga pastelera y la dejamos en el frigo hasta el momento en el que montaremos los whoopie pies.

7 Rellenar mitad de los bizcochitos y cubrir con la otra mitad aplastándolos ligeramente.

Los Whoopie Pies están buenísimos recién hechos pero si os sobran se pueden guardar en el frigo, en un recipiente hermético. Duran hasta una semana.

Descárgate la receta en PDF:
Whoopie pies

Información:
Receta:
Whoopie Pies
Publicado:
Valoración
5 Based on 1 Review(s)

RECETAS RELACIONADAS

Comments

  1. A mi lo que me gusta says

    @Laia
    Espero que te salgan super ricos!!

    @AlisonHouse
    Bueno, pues espero vuestros comentarios sobre el resultado!! :) Gracias!

  2. says

    Me ha hecho mucha gracia la entrada, a mí me pasa un poco igual, y esa aversión a según qué cosas queda perenne, como los cupcakes y demás monerías. En mi vida he hecho whoopies pies pero es verdad que estos tienen una pinta muy interesante :)

    Saludos!

  3. A mi lo que me gusta says

    @Manderley
    Gracias guapa, te aseguro que son lo más ;)

    @Tuonela
    Sí, una vez superado el empacho mediático… están para hacerlos una y otra vez!

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *