Tallarines con crema de calabacín


Receta dedicada a quien echara de menos la pasta en este blog… porque oh! esto es Italia y aquí la pasta se come toooooodas las semanas (por no decir todos los días).

Si tengo que ser sincera a mí esta costumbre pastil no me crea ningún problema. A mí no, a los kilos de más quizás sí porque uno se pone se pone y al final no se come los 80 gr reglamentarios y cuando la tienes en el plato a ver quien es el guapo que dice que no y la deja ahí… pobretica!!

Si por mí fuera comería pasta todos los santos días: spaghetti, lasagne, tagliatelle, maccheroni, linguine, reginette, orecchiette, gnocchetti, papardelle, cannelloni, farfalle, garganelli, bucatini, torchietti, maltagliati, bigoli, fettuccine, paglia e fieno, tagliolini, ravioli, agnollotti, tortellini, panzerotti… no será por falta de variedad :)

Pues bueno, esta receta la había hecho al principio de agosto pero por una cosa o por otra se había quedado en el archivo. Quizás porque no es mi favorita, las he comido mejores pero es una receta fácil y, a ver, buena, está buena… no la pondría en el top 10 de mi larga lista de recetas italianas pero está rica :P

Este fin de semana prepararé los ravioli del plin, una receta tradicional de la zona del Piemonte y más concretamente de Le Langhe… no os digo más… una receta que requiere un poco de tiempo pero que seguramente merece la pena.

Pero no adelantemos acontecimientos y concentrémonos en la receta de hoy sencillica e ideal para cualquier día de la semana!

Ingredientes para 2 personas:
160 gr de tallarines (o cualquier tipo de pasta larga)
1/2 escalonia
2 calabacines  no demasiado grandes
Vino blanco
Guindilla
1 puñado de almendras peladas y crudas
100 gr de tomatitos
5 langostinos
Aceite de oliva
Sal

Preparación:
Pelar y cortar finamente la escalonia. En una sartén sofreirla con un poco de aceite de oliva. Añadir los calabacines lavados y cortados en trocitos y saltearlos con la escalonia durante unos 10 minutos.
Añadir un poco de vino blanco y dejar evaporar. Salpimentar y añadir (si os gusta) un poco de guindilla seca o en polvo.
Filetear las almendras y cortar los tomatitos en cuatro. Pelar y lavar bien los langostinos; eliminar el intestino y cortar en trocitos.
En una sartén caliente sin aceite dorar un poco las almendras teniendo cuidado de no quemarlas; apartarlas. Añadir a la sartén una cucharada de aceite y dorar los langostinos. Incorporar los tomatitos cortados y por último las almendras.
Batir los calabacines hasta hacer una crema.
Cocer los tallarines en abundante agua salada; usar un par de cucharadas o tres del agua de cocción para aligerar un poco la crema de calabacín.
Escurrir la pasta e incorporarla a la sartén con los langostinos, el tomate y las almendras. Añadir la crema de calabacín, mezclar bien y servir caliente.

Descarga la receta en PDF
Tallarines con crema de calabacín

RECETAS RELACIONADAS

Comments

  1. says

    Y yo que la pasta siempre la hago igual… Delito tengo, con la de posibilidades que admite. El calabacín nos encanta y encima es sencillita. La presentacion de lujo. Ojú, me encantan los platos así, tan ordenaditos, y no la pasta a mogollón. Bueno, en tu blog no podía estar de otra forma.
    :-)
    Un beso.

  2. says

    Me encanta tu salsa de calabacín, y el complemento de los langostinos, tomatitos y almendras… una receta estupenda.
    Aunque a mi si va con pasta, me gusta todo! Ya sabes el viejo chiste “Pero hijo, ¡cómo has sido capaz de comerte una vaca! – Ya ves, a fuerza de pan…” Bueno, tus calabcines no son cualquier cosa y ni mucho menos una vaca.
    Espero esos ravioli!!
    Un abrazo

  3. says

    la escalonia!!!! ;)
    Es un tipo de cebolla más pequeña y delicada. La puedes encontrar como escalonia o chalota, creo que es de origen francés.
    Para la receta también puedes utilizar la cebolla común (pero es más fuerte de sabor) y la roja que es tb más delicada aunque se usa más cruda en ensalada

  4. says

    ¿agnoloti del plin? ooooooh Tengo pendiente prepararlos desde que estuve en Alba. Tengo la sémola y una receta, ¡¡¡pero estoy deseando ver los tuyos!!!!
    A ver cuando cuelgas la receta.
    Un beso.

  5. says

    holaaaa!!! estaba intentando dejarte un comentario en el blog pero no sé por qué tengo problemas con este ordenador… :(
    Bueno, ya ví que os disteis una preciosas vacaciones en Italia. Me alegro de que te gustara porque a mí la zona delle Langhe me parece maravillosa. Si hubiera sabido que pasábais por Turín te hubiera dicho un par de sitios para cenar, he visto que tuvísteis alguna sorpresa… pero, jejeje, no sé si el risotto che comísteis estaba mal hecho porque en realidad aquí se come así bastante crudo o “al dente” como dicen ellos. Para un español puede parecer crudo pero es la costumbre :P (son raritos ;)
    Pues nada, que me alegro de que os fuera bien y a ver si este finde preparo los agnolotti y la semana que viene los cuelgo.
    Besitos!! a.

  6. says

    A mi la pasta también me gusta casi como me la pongan. De hecho cuando diagnosticaron a Martín de lo primero que pense fue en la pasta, casi más que en el pan o los picos.
    Seguimos comiendo pasta todas las semanas, no tanto como en Italia, pero no nos privamos de ello. La salsa siempre es común y él la come sin gluten lo más parecida posible a la variedad que tenga el resto.
    Me quedo con tu receta, que pese a no estar en el top 10, seguro que está extraordinaria. No hay más que mirar los ingredientes.
    Besitos sin gluten

  7. says

    Puede que a ti no te guste tanto, lo que es a mi me entra por la vista y me parece super rico. Ademas hay tantas formas de preparar la pasta y tantos ingredientes que casi no se utilizan, nunca he probado una salsa de calabacines y esta me tinca mucho.
    La presentación del plato un 10!
    Besos.

  8. says

    Pues a mí también me gusta cocinar, he venido a tu cocina y me he quedado un buen rato.
    Adoro la pasta.Hacía tiempo que no venía un listado de pasta tan completa.
    La foto me gusta mucho, invita a probar.
    Espero esa receta de los ravioli del plin,la verdad es que promete.
    Un abrazo desde Santander,
    María José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *